No se equivoque. El Banco Central Europeo no tiene el mismo objetivo primario que la Reserva Federal. El objetivo del BCE es mantener la estabilidad de precios, debiendo mantener la inflación el entorno de un 2% en el medio plazo. Esta cifra no es  más que un mandato político surgido de los acuerdos comunitarios.

Ayer, se publicó el dato de la inflación es España y aunque subió un 0,8% respecto de enero de 2009. Este no es el dato sobre el que está vigilante Jean Claude Trichet. Tiene los focos puestos sobre  Alemania y Francia. Ahí encontraremos el momentum. En cuanto los datos de inflación de estas economías crezcan, la subida del tipo de intervención del BCE, actualmente del 1%, estará cantada.